Tornar

25-11-21. La Unitat del Dolor del Clínic de València implanta un estimulador medul·lar per al dolor que analitza de manera contínua la resposta del pacient

València (25.11.21). La Unidad del Dolor del Hospital Clínico Universitario de València ha implantado un estimulador medular de circuito cerrado en un paciente con dolor crónico intratable por otros medios. Se trata del primer hospital público que lo implanta en España.

 

Este nuevo estimulador medular se ha colocado en un paciente con dolor crónico lumbar y en las piernas tras haber pasado por múltiples cirugías de columna.

 

"Se trata de un paciente al que se había tratado con múltiples analgésicos y técnicas intervencionistas del dolor que no habían sido efectivas. El paciente presenta a diario dolor insoportable con importantes limitaciones en su calidad de vida", tal y como explica el jefe de Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Clínico de València y responsable de la Unidad del Dolor, Carlos Tornero.

 

El nuevo dispositivo analiza de forma continua las respuestas del paciente a la estimulación medular, de este modo se ajusta la dosis de estimulación en función de las necesidades del paciente en cada momento del día.

 

"La principal diferencia con respecto a otros sistemas es que se consigue adaptar la estimulación eléctrica que se aplica al paciente a sus necesidades reales y todo esto supone ventajas como por ejemplo adaptar la estimulación a los movimientos que realiza el paciente o a la postura en la que se encuentra en cada momento", añade Carlos Tornero.

 

El estimulador medular se implanta en el espacio epidural mediante visión radiológica en quirófano. El procedimiento se realiza bajo sedación ligera e infiltración con anestésico local y tiene una duración aproximada de 90 minutos. No es obligatorio el ingreso hospitalario de los pacientes sometidos a este tipo de implante para tratamiento del dolor, siendo recomendada una estancia en el hospital de un mínimo de 6-8 horas.

 

"El paciente nota el alivio del dolor de forma prácticamente inmediata. De hecho, a las 24 horas se vuelve a valorar al paciente para ajustar las dosis de estimulación que requiere. Todos los ajustes posteriores a la cirugía se realizan por telemetría, sin necesidad de volver a intervenir al paciente", tal y como explica el doctor Tornero.

 

"Estos nuevos dispositivos permitirán a los pacientes con dolor severo y a los que se les han realizado diferentes técnicas sin haber encontrado alivio, poder tener una mejora en su calidad de vida y en su funcionalidad", añade.