Tornar

11-01-21. Sanitat obri en Pare Porta una Unitat de Prevenció de Càncer de Mama

- Está ubicada en la planta baja del Centro de Especialidades el Grao, en la calle Padre Porta número 10


- Es uno de los 24 servicios de prevención que atienden a 720.000 mujeres de entre 45 y 69 años en la Comunitat Valenciana


La nueva Unidad de Prevención de Cáncer de Mama València 2-Clínico abrirá sus puertas el próximo lunes 18 de enero. Este servicio se traslada desde la sede de la Asociación Española contra el Cáncer, en la calle Polo y Bernabé, a su nueva ubicación, en la planta baja del Centro de Especialidades el Grao, en la calle Padre Porta número 10.

 

Todas las mujeres que deben realizarse en la nueva unidad las pruebas de prevención de cáncer de mama han recibido o recibirán en breve una carta de comunicación.

 

La nueva unidad, cuyo teléfono de contacto es el 962 93 94 39, se incardina en el programa de cribado de cáncer de mama de la Comunitat Valenciana, que cuenta con 24 centros de prevención y 29 equipos de trabajo.

 

El programa inició su actividad en 1992 y en el año 2006 se amplió el rango de edad de cobertura para ponerlo a disposición de la población femenina de 45 y 69 años. En total, se atiende a 720.000 mujeres, que son citadas para someterse a un estudio mamográfico cada dos años.

 

Las mujeres reciben una invitación a participar en el programa a través de una carta nominal, donde se les informa de los beneficios y riesgos del cribado, y se les indica día, hora y dirección donde deben acudir. Además, tienen la posibilidad de modificar la cita contactando con la unidad correspondiente.

 

En cada visita, se realiza una mamografía bilateral, con dos proyecciones, con dosis mínimas de radiación y con imágenes digitales muy detalladas. Los resultados de las mamografías son interpretados por dos profesionales de radiología independientes y en los casos en que los profesionales lo determinan de forma consensuada las mujeres son derivadas a otras pruebas diagnósticas o a tratamiento, si fuese necesario, en el hospital de referencia.

 

El Programa de Prevención de Cáncer de Mama quedó suspendido durante el primer estado de alarma, y retomó su actividad habitual en septiembre. Para reactivar el servicio con las máximas garantías para las mujeres y los y las profesionales, se han implementado todas las medidas necesarias.

 

Las indicaciones para prevenir la COVID-19 se aplican tanto al personal como a las mujeres asistentes, e incluyen desde cartelería con recomendaciones de las medidas higiénicas en la sala de espera y los baños; colocación de solución hidroalcohólica a la entrada y en cada cabina; uso obligatorio de mascarillas; medidas de distancia entre las sillas de la sala de espera; utilización de guantes desechables con cada persona y ventilación frecuente.

 

Se realiza, además, un cuestionario a cada mujer que accede a la instalación para elucidar si presenta clínica compatible con la infección respiratoria. En caso afirmativo, se activa un protocolo de actuación ad hoc.

 

Por otra parte, tanto la cabina que utiliza la mujer como el vestuario se desinfectan tras cada uso y se limpia la superficie de contacto del mamógrafo después de la exploración a cada mujer. Además, se efectúa una limpieza y desinfección de las instalaciones tanto en los cambios de turno como al finalizar la jornada.

Acuerdo entre las comunidades autónomas

 

Las autonomías, a propuesta de acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) sobre la pandemia y con la aprobación de la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado el 13 de octubre de 2020, han consensuado optimizar la atención sanitaria a las personas con cáncer durante la pandemia.

Para ello, se ha acordado reactivar los programas de cribado poblacional; derribar las barreras de algunos colectivos para acceder a la atención sanitaria y combatir las reticencias por parte de algunos/as pacientes a acudir a los servicios sanitarios por temor a un posible contagio.

 

Mantener como prioridad de actuación los programas de cribado de cáncer hace necesario plantear estrategias que permitan acceder a toda la población diana con la periodicidad recomendada al objeto de mantener el máximo beneficio de estas pruebas.

 

Además, se propone la evaluación del impacto de la pandemia mediante el análisis de los datos asistenciales y epidemiológicos; establecer criterios comunes sobre los aspectos asistenciales y estratificar el riesgo de resultado de salud adverso en función del tipo de tumor, características de cada paciente y situación clínica que permita tomar decisiones basadas en criterios acordados previamente, para establecer prioridades basándose en recomendaciones y consensos de sociedades científicas nacionales e internacionales.

En el plazo de seis meses tras la aprobación por el pleno del Consejo Interterritorial del SNS, se evaluará la implementación de este acuerdo.