Tornar

2-12-20. La innovadora teràpia CAR-T contra la leucèmia i limfoma ja s'ha administrat a 17 pacients a l'Hospital Clínic

    • Entre un 30% y un 40% de los pacientes que no tenían otra alternativa terapéutica, están obteniendo curaciones con el nuevo tratamiento
     
València (02.12.20). El Hospital Clínico Universitario de València, a través del servicio de Hematología y Hemoterapia, ya ha administrado a 17 pacientes la nueva terapia CAR-T desde que se aplicara por primera vez en la Comunitat el pasado mes de diciembre. Las células CART es una terapia génica avanzada para el tratamiento de determinados casos de leucemia y linfoma.

 

Un total de once hospitales de España, dos en la Comunitat (El Hospital Clínico y el Hospital la Fe) están acreditados para llevar a cabo este nuevo tratamiento para determinados casos de leucemia y linfoma.

 

Carlos Solano, jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Clinico Universitario, ha explicado que "desde que realizamos el primer tratamiento hace un año en el Hospital Clínico hemos aplicado la terapia a 17 pacientes, algunos de los cuales provienen de comunidades autónomas vecinas. Los resultados hasta ahora conseguidos en estos pacientes son muy esperanzadores aunque es pronto para confirmar resultados a largo plazo.


La terapia CAR-T es una forma de inmunoterapia personalizada y dirigida específicamente al tumor que ha demostrado una eficacia clara con una tasa de curación elevada. Constituye un nuevo tratamiento para pacientes con ciertos tipos de linfoma o leucemia, que no han respondido a otros tratamientos y que se consideraban incurables hasta la actualidad. Esta terapia supone que al menos entre un 30% y un 40% de los pacientes que no tenían otra alternativa terapéutica, puedan tener opciones de curación

Cómo funciona la terapia

 

La función del sistema inmunológico del ser humano es eliminar las posibles células tumorales, a través de los linfocitos T. Por diversos motivos se puede perder esta función y se puede desarrollar un tumor.

 

En la terapia CAR-T se extraen linfocitos T del propio paciente y se les introduce  un gen en el núcleo con la ayuda de un virus modificado, esto hace que los linfocitos del paciente expresen en su superficie un nuevo receptor capaz de reconocer de forma muy específica las células del tumor y combatirlo.

 

Los linfocitos del paciente se extraen en el centro hospitalario y posteriormente, son enviados a la planta de producción centralizada en Europa o EEUU, donde se realiza la modificación genética. Allí se preparan para que se "expandan" en laboratorio y posteriormente, se devuelven al centro y se infunden al paciente. Antes del tratamiento, se le aplica al paciente una  quimioterapia no intensa, con el fin de preparar el organismo para que dichos linfocitos no sean rechazados y ejerzan su función.

 

"Es un procedimiento que requiere gran coordinación de distintos servicios del hospital (Hematología, Farmacia Hospitalaria, UCI, Neurología, entre otros)  y justifica que el Ministerio de Sanidad haya seleccionado para la administración de la terapia CAR-T a centros con gran experiencia en el uso de terapias antitumorales complejas, incluyendo el trasplante de progenitores hematopoyéticos" ha explicado Carlos Solano.