Tornar

27-07-20. El Servei d'Oftalmologia de l'Hospital Clínic demana extremar les mesures d'higiene d'ulls de manera especial durant la pandèmia

El Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico de València aconseja extremar las medidas de higiene de ojos especialmente durante estos meses de verano y en aquellas personas que usen lentes de contacto. Del mismo modo han explicado la necesidad de ser especialmente cautos en el cuidado de los ojos durante el tiempo que esté dure la pandemia, puesto que el coronavirus se puede transmitir si las gotitas respiratorias que contienen el virus entran en contacto con los ojos.

 

 

"Cada año atendemos en el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico alrededor de 40 urgencias relacionadas con un mal uso de las lentes de contacto. Se trata de infecciones totalmente prevenibles si se extreman las medidas de higiene" ha explicado Antonio Duch, jefe de Servicio de oftalmología del Hospital Clínico de València. "De modo inconsciente usamos mal las lentillas. Bañarse con ellas puestas, no desinfectarlas correctamente o no quitárselas para dormir es un hábito muy extendido en estos meses y que puede provocar casos graves de infección con repercusiones graves para la vista" ha añadido

 

 

"Este año, además, hacemos especial hincapié en la necesidad de ser muy cuidadosos con los ojos y evitar siempre tocarlos con las manos ya que puede ser una vía de transmisión del coronavirus". De este modo los expertos aconsejan extremar la desinfección de manos cuando se van a colocar las lentillas y evitar siempre tocarse los ojos.

 

 

En este sentido acaba de publicarse un documento sobre recomendaciones para la atención oftalmológica durante la pandemia por COVD-19 en la fase de retorno escalonado. Este documento está avalado por todas las sociedades oftalmológicas españolas (https://www.oftalmoseo.com/documentacion/retorno-escalonado2.pdf).

 

 

En el grupo de trabajo del desarrollo del documento han participado activamente miembros del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico de València. En el documento y en lo referente al manejo de las lentes de contacto se recomienda evitar que todo material relacionado con el uso y mantenimiento de las lentes (portalentes, soluciones, etc.) pueda contaminarse, por ello hay que desinfectar estas superficies.

 

 

En cuanto a la inserción y extracción de las lentillas, así como en la manipulación de éstas y del portalentes, se deberá efectuar un lavado de manos previo y posterior según las indicaciones de la OMS, con la finalidad de impedir la contaminación bidireccional.

 

 

En el caso de las lentes de contacto blandas de uso diario, se deben extremar las precauciones del lavado de manos, y se estas se eliminarán en los contenedores de aislamiento para desechos microbiológicos y plásticos.

 

 

En caso de utilizar lentillas no desechables se seguirán las medidas de desinfección mediante los sistemas de peróxido de hidrógeno al 3% de un solo paso, siguiendo las recomendaciones del laboratorio que los elabore.

 

 

"Este verano y de forma especial hay que seguir estrictamente estas recomendaciones para prevenir el coronavirus, pero no hemos de olvidarnos que las complicaciones habituales en portadores de lentes de contacto pueden seguir ocurriendo, fundamentalmente las infecciones bacterianas" ha explicado Antonio Duch.

 

Queraritis bacteriana, infección que aumenta en verano

 

La queratitis bacteriana es una de las infecciones que suelen incrementarse en los meses estivales debido precisamente al mal uso de las lentillas. Se trata de una infección de la córnea provocada por bacterias y que puede ser grave si no se trata de forma temprana.

 

 

De los casos de queratitis por abuso de lentillas, alrededor de un 24% presentan sobreinfección bacteriana. "Si la infección afecta a la parte central de la cornea, cuando esta se cure lo hará dejando como secuela una disminución en la visión" ha resaltado Antonio Duch.

 

 

Los especialistas han informado además que hay que prestar especial atención a un tipo de infección muy relacionada con las lentillas al bañarse en ríos o en piscinas particulares sin buen tratamiento del agua. "Este tipo de infecciones están provocadas por amebas, en concreto la 'acantamoeba', un tipo de infección corneal que son de extrema gravedad y de muy difícil tratamiento" ha matizado.